Orden Martinista & Sinárquica

Vaya al Contenido

Menu Principal

Papus y la O.M.

Historia


Después de la muerte de Saint-Martin en 1803, la iniciación S.I. continuó siendo transmitida de persona a persona. Durante el siglo XIX las enseñanzas ocultas de Martínez de Pasqually fueron transmitidas a través de los siguientes medios:

a) En el seno de los Areópagos Cabalísticos, compuesto cada uno de nueve Élus-Cohen, que se negaron a cerrar la Orden y se opusieron a la entrega de archivos históricos a los Philaletos de Savalethe de Lange.
b) Por algunos masones del Rito Escocés Rectificado, que habían recibido las instrucciones secretas de Willermoz de los Caballeros Bienhechores de la Ciudad Santa.
c) Por los SS.II. de Louis-Claude de Saint-Martin.


En esta categoría vamos a seguir dos líneas distintas de sucesión: Saint-Martin había iniciado, entre otros, a Abbé de Lanoue y a Chaptal, Conde de Chanteloup. El primero inició a J.A. Hennequin que inició a Henri de la Touche, que inició a A. Desbarolles, Conde de d'Hautercout, que inició a Amélie de Boisse-Montermart. Esta hermana inició a P. Augustin Chaboseau.  En este momento es interesante recordar que el Abbé de la Lanoue había iniciado a André Chénier, el poeta francés que murió en la guillotina durante la Revolución Francesa. Chaptal, Conde de Chanteloup, había iniciado a un hermano cuya identidad nunca fue descubierta pero que inició a Henry Delaage.  Mientras estaba en su lecho de muerte, Henry Delaage inició al Dr. Gerard Encausse, mejor conocido como Papus; esto sucedió en 1882.

En aquellos días, el Dr. Encausse, A. Chaboseau y algunos otros jóvenes intelectuales tenían la costumbre de almorzar juntos mientras discutían asuntos de interés. Fue así, como en uno de esos almuerzos, Papus y Chaboseau descubrieron que ambos habían recibido la iniciación S.I. Esta evidencia la tomó Papus como una señal de los Cielos e inició el trabajo de creación de una organización que incluiría en su obra a todos aquellos que hubiesen recibido el "Legado Misterioso" y que serviría de centro de estudios de la doctrina Martinista y como medio de propaganda del movimiento. En 1884 fue emitida la constitución de esta organización que fue llamada "Ordre Martiniste" (Orden Martinista).  En 1890, se decidió someter la Orden a un Supremo Consejo de 12 miembros, con Papus como Presidente y Gran Maestro.  Los 12 miembros originales del primer Consejo Supremo fueron: Papus, A. Chaboseau, Stanislas de Guaita, Chamuel, Sédir (Yvon Leloup), Paul Adam, Maurice Barrés, Jules Lejay, Montiére, Charles Barlet, Jacques Burget y Joséphin Péladan. Poco después, dos de esos miembros originales renunciaron: Barrés y Péladan, que fueron reemplazados por el Dr. Marc Harven (Lalande) y Victor-Emile Michelet.

En 1893, a los Martinistas de Lyon le fueron entregados los archivos y registros de Willermoz y de los Templos de Lyon de los Cohen que la viuda de J. Pont, sucesor de Willermoz, había dado al hermano Cavarnier.

Parece ser, que cuando Papus creó la Orden Martinista existían, desconocidos por él, representantes directos de los Élus-Cohen y de los otros movimientos Martinistas, afiliados en Lyon o fuera de Francia.  A este respecto se dieron los nombres de los dos hermanos Bergeron y Breban-Salomón en Lyon, el de Karl Michelet en Dinamarca y también el del Dr. Edward Blitz en los E.U.A. Este último contactó con Papus y fue nombrado jefe de la Orden Martinista en los E.U.A. El Dr. Blitz, que era miembro de la masonería, trató de darle una apariencia masónica a la Orden Martinista y en este sentido tuvo seguidores en Francia: el Dr. Fugairon y Charles Détre (más conocido como Téder).

El Dr. Blitz, desdichadamente, fue muy lejos en las interferencias con el espíritu de la Orden Martinista y su carta patente le fue retirada. Fue sustituido por la Sra. Margaret B. Peeke que se convirtió en la "Inspectora General" para los Estados Unidos.  Esta murió en 1908.

Papus y otros 11 hermanos habían formado en 1890 el primer Consejo Supremo de la Orden Martinista.

Puede ser interesante anotar otros intereses esotéricos de algunos de los miembros del Consejo Supremo, esto explicaría las varias tendencias que se desarrollaron a medida que el tiempo pasaba. Stanislas de Guaita era Gran Maestro de la Orden Kabalística de la Rosacruz, a la cual pertenecían Papus y otros. Péladan dejaría el Consejo Supremo para crear, posteriormente, la Orden de la Rosacruz del Templo y del Grial.

Algunos de los hermanos eran masones. En este punto vamos a verificar que la principal obediencia masónica de Francia, particularmente el Gran Oriente, era en aquella época predominantemente materialista y compuesta de librepensadores. Al margen del movimiento masónico, existían obediencias menores de carácter más espiritual. Muchos movimientos Martinistas estaban ligados con uno u otro de aquellos movimientos. En particular, como veremos, el Antiguo y Primitivo Rito de la Masonería compuesto de 33 grados, se unió con los Ritos Orientales de Memphis y Mizraïn, compuestos de 90 y 96 grados respectivamente, para formar una organización a la que muchos Martinistas se afiliaron. Además de eso, la Iglesia Gnóstica Universal y otras organizaciones fueron representadas por los miembros del Consejo Supremo.

La Orden Martinista tuvo un período de floreciente actividad en Francia y otros países. Papus era un infatigable trabajador e introdujo la Orden hasta en la corte Rusa, donde el Martinismo ya era conocido hacía más de un siglo.  Incluso se ha dicho que el Zar Nicolás II era Maestro de una Logia mantenida dentro del Palacio Real.

En 1908, Papus y Téder organizaron en París un congreso de Ritos Masónicos Espiritualistas con la intención de unir la Orden Martinista con los Altos Grados de la Masonería. En 1911, el Consejo Supremo lanzó un decreto reconociendo a la Iglesia Gnóstica Universal como Iglesia oficial del Martinismo. En 1914, Papus y Téder llegaron a un acuerdo con el Dr. Ribeaucort, Gran Maestro del Rito Escocés Rectificado (Antiguos Caballeros Bienhechores), para crear el Gran Capítulo Martinista que estaría compuesto exclusivamente de Masones con Altos Grados y que actuarían como un "puente" entre la Orden Martinista y la Masonería Escocesa. Desgraciadamente, con la Primera Guerra Mundial se interrumpió el proyecto antes de completarse. La muerte de Papus en 1916 y el cambio en la Gran Maestría del Rito Escocés Rectificado pusieron fin a este proyecto.

Ya dijimos que Papus murió en 1916 de tuberculosis contraída ejerciendo como médico en el Ejército Francés. Él fue el punto vital en el avance del Martinismo creando la Orden con este nombre y manteniéndola unida mientras estuvo vivo. A su muerte la Orden Martinista perdió su unidad y se dividió.

A Papus le sucedió Téder cuyo nombre verdadero era Charles Détre. La Orden adquirió alguna tendencia Masónica.  La guerra aún continuaba  y la actividad de la Orden disminuyó.  Téder era asistido por Victor Blanchard que actuaba como su Diputado.  Téder murió en 1918. A Blanchard le fue ofrecida la Gran Maestría pero la rechaza a causa de las tendencias masónicas. Fue sucedido por Jean (o Johanny) Bricaud. Bricaud decide entonces que la Orden Martinista sólo sobreviviría si era establecida en las bases firmes de la Masonería Simbólica.  Decreta, por tanto, que la Orden Martinista admitiría sólo a Masones del 3º Grado (Maestro). La Administración Central de la Orden fue transferida a Lyon donde vivía. Esto explica por qué esta filial de la Orden Martinista fue conocida como "Orden Martinista de Lyon".

Esta "masonización" de la Orden Martinista no agradó a todos los Martinistas y muchos se negaron a reconocer el nuevo régimen que imponía restricciones a cierta clase de miembros y particularmente a las hermanas. Por lo tanto, deciden ejercer el principio de las "Iniciaciones Libres", heredadas del grado de Iniciador Libre, y realizan sus actividades independientemente de la Orden de Bricaud.

Victor Blanchard ya estaba formando uno de esos núcleos  que apoyaban la administración del sistema de la Iniciación Libre. Se unió a los "Hermanos Libres" y formó una filial de la Orden Martinista, que se adhería a la Constitución Original de la Orden y desaprobó los requerimientos masónicos de la Orden Martinista de Lyon. El 11 de Noviembre de 1920, Victor Blanchard entrega en la Prefectura de Policía los estatutos de la Orden Original de Papus. El  3 de Enero de 1921, la "Orden Martinista & Sinárquica" tiene su primera reunión. Las reuniones se celebraban los 1º y 3º sábados en el Templo Martinista, Avenida de Suffern, París (XV).

Nacía así, oficialmente, la Orden a la que pertenecemos y que marcó el retorno a la tradición original con la constitución decretada por el Consejo Supremo en 1890.

La Orden Martinista de Lyon se opuso a esta nueva Orden y lanzó un decreto que decía que ella era la única Orden legítima, pero este documento no fue firmado por Bricaud.

Jean Bricaud murió el 21 de Febrero de 1924, dejando su sucesión a Victor Blanchard que la rechazó. Constant Chevillon fue elegido Gran Maestro y la Orden Martinista de Lyon mantuvo e incluso reforzó su estructura masónica.  Tenía un círculo externo de difusión en el "Colegio de Ocultismo", en el número 17 de la calle Washington, París. Y, como una antecámara para la Orden, las  dos  Logias de Mêmphis-Mizraïm ("La Jerusalén Egipcia" y "La Nueva Era"), proporcionaban la cualificación masónica requerida para ser miembro martinista. Estos miembros progresaban simultáneamente en las dos organizaciones teniendo que cualificarse como Maestro Masón en Mênphis-Mizraïm para ser admitidos como Asociados y teniendo que obtener otros grados del Mênphis-Mizraïm para ser admitidos en los Grados de Iniciado y S.I. Entre 1936 y 1939, la Orden Martinista de Lyon mantuvo su Logia "Papus" abierta en París.

El 9 de Agosto de 1934 en Bruselas, Bélgica, se organizaba un Congreso de Órdenes espiritualistas no masónicas en una federación llamada FUDOSI (Federación Universal de Órdenes y Sociedades Iniciáticas), y el hermano Victor Blanchard, como Soberano Gran Maestro de la Orden Martinista & Sinárquica, es nombrado uno de los tres "Imperatores" de la Federación.  Él poseyó este alto cargo en las convenciones internacionales de 1934 y 1936 de esta federación.

Llegamos ahora a un periodo confuso para el Martinismo. No es nuestro propósito hacer juicio alguno de los bien intencionados hermanos que fueron responsables de una mayor división de la Orden ni deseamos dar una visión preconcebida del asunto. Sentimos que ha llegado la hora de ser objetivos, sin lo cual ninguna tentativa de reconciliación podría ser posible. Para muchos extraños, las rupturas que ocurrieron en la Orden Martinista parecen desagradables e incomprensibles. Es importan-te que nuestros miembros tengan un conocimiento objetivo de los hechos, aunque nos guste o no, ellos son parte de la historia del Martinismo y la ignorancia general de estos hechos ha sido utilizada para hacer circular alegaciones absurdas.

Ante todo, se debe entender que el repentino nacimiento de numerosas Órdenes Martinistas no implica, en ningún caso, el establecimiento de nuevas organizaciones iniciadas con miembros inexpertos. La mejor perspectiva es imaginar un gran número de hermanos y hermanas, todos regularmente iniciados, formando un tipo de cuerpo flexible llamado Orden Martinista. La Orden no estuvo siempre rigurosamente organizada, y si hubo 160 logias activas registradas en 1916, éstas eran muchas veces cuerpos semi-independientes y había también muchos Martinistas que no pertenecían a logia alguna. Las divisiones deben ser observadas como: autoridades estableciéndose para defender u organizar un cierto aspecto o tendencia del Martinismo.  La gran cantidad de logias y miembros se sometían a una de esas autoridades y, de hecho, era del conocimiento de los miembros reconocer más de una o adherirse a dos diferentes ramas de la Orden. Había siempre una gran cantidad de intercambios y muestras de obediencia de unos para otros. Esas disputas pueden parecer muchas veces muy "no fraternales", pero ¿cuál es la familia en que los hermanos no discuten?

Por esto tenemos hasta ahora dos órdenes, una cuya matriz está en Lyon, dirigida por el hermano Chevillon y otra, cuya matriz está en París, dirigida por el hermano Victor Blanchard.

No todos los Martinistas que desaprobaron la organización masónica de Chevillon estaban interesados en aceptar la autoridad de Victor Blanchard. Uno de esos era el hermano Augustin Chaboseau que había estado con Papus desde el principio. En las correspondencias personales, parece que el hermano Chaboseau pensó que, como uno de los fundadores de la Orden, él podría no admitir la autoridad del hermano Blanchard que fue su alumno en la Orden. Con algunos otros hermanos, Augustin Chaboseau fundó una tercera Orden Martinista que fue llamada "Orden Martinista Tradicional", cuyo primer Gran Maestro, el hermano V.E. Michelet, fue después sucedido por A. Chaboseau en persona. Debido al prestigio del nombre de Chaboseau y muchas otras cualidades de ese hermano, esta Orden, bien organizada, se desarrolló muy rápidamente en Francia, mientras que la Orden Martinista & Sinárquica continuaba dominante en otros países, particularmente en Suiza y Bélgica.

Alrededor de 1939, la Orden Martinista Tradicional era, con mucho, la mayor de las Órdenes Martinistas no masónicas.  Esto ocurrió debido a algunas tendencias (indeseables) hacia la comercialización de las enseñanzas que se habían implantado en una de las mayores organizaciones (AMORC) afiliadas a la FUDOSI.  El hermano Blanchard decide que no puede continuar asociado a esta Federación como uno de sus tres jefes. Renuncia y es sustituido como "Imperator" por el hermano A. Chaboseau.

Llegamos a un punto en la historia del Martinismo donde existen ya tres Órdenes Martinistas. La Orden Martinista de Lyon cuyos miembros tenían que ser masones, la Orden Martinista & Sinárquica fundada por Victor Blanchard y la Orden Martinista Tradicional fundada por V.E. Michelet y Augustin Chaboseau. Estas dos últimas, enteramente no masónicas por naturaleza, estaban afiliadas a la federación conocida como FUDOSI. Para no ser infravalorada, la Orden Martinista de Lyon, en cooperación con una Sociedad Rosacruciana de Pensylvania, forma una federación conocida informalmente como "Confederación de los Iniciados". La situación permaneció igual hasta la Segunda Guerra Mundial.

Diremos que en Francia la Orden Martinista Tradicional pronto se volvió numéricamente más importante que la Orden Martinista & Sinárquica. Estaba también mucho más organizada. La Orden Martinista & Sinárquica había reunido muchos antiguos miembros en diferentes países que no aceptaron el sistema masónico de la Orden Martinista de Lyon. Su filiación consistía principalmente de hermanos y hermanas que siempre se habían favorecido del Antiguo Sistema de Iniciaciones Libres y estaban desalentados tanto por las tendencias personales como por la institución organizativa. Este sistema no centralizado presentó ciertas desventajas sobre las organizaciones altamente centraliza-das, como la Orden Martinista Tradicional, en la cuestión del crecimiento y en la eficiencia de sus operaciones. El sistema no centralizado atraía pocas personas. Sin embargo, una ventaja que los sucesos mostraron fue la mayor flexibilidad y adaptabilidad, no encontrada en la Orden Martinista Tradicional, donde ocurrieron divisiones en el Consejo Supremo con la muerte de A. Chaboseau, como veremos después.

Entretanto, la guerra vino y con la invasión de Francia y de Bélgica por los nazis, vino también la persecución a la Orden Martinista. En 1940, en todos los territorios ocupados por los alemanes, los nazis prohibieron el funcionamiento de todas las sociedades secretas. Las Autoridades de los Poderes Masónicos fueron perseguidas, presas y deportadas; todas las sociedades secretas fueron consideradas masónicas por los nazis. Lyon, sin embargo, estaba en la Francia no ocupada, pero el 2 de Abril de 1942, el gobierno de Vichy decretó la disolución de todas las sociedades secretas, masónicas o no. Más tarde, los alemanes invadieron el resto de Francia e intensificaron las persecuciones. El 23 de Abril de 1944, Constant Chevillon, Gran Maestro de la Orden Martinista de Lyon, fue asesinado por una Milicia Francesa, organización  asociada a los nazis franceses.

El fin de la guerra se dio con la derrota de Alemania. Los tiempos de persecución terminaron y las sociedades secretas se reorganizaron. En la Orden Martinista de Lyon, el Hermano Chevillon fue sucedido por Henry Dupont. El Soberano Gran Maestro de la Orden Martinista & Sinárquica, hermano Victor Blanchard, aún estaba vivo, y aunque la Orden no estuviese organizada en sus actividades en Francia, nunca había cesado sus trabajos durante la Guerra, pues funcionaba en la neutral Suiza.  La Orden Martinista Tradicional retomó sus actividades, al igual que la FUDOSI. A. Chaboseau autorizó la creación de una filial americana de la Orden Martinista Tradicional que, operando en cooperación con una Organización Rosacruz Californiana, tenía jurisdicción en todo Estados Unidos.

En 1946, Augustin Chaboseau murió, dejando como sucesor a su hijo Jean Chaboseau. De acuerdo con la constitución de la Orden, sin embargo, la confirmación tenía que ser dada por el Consejo Supremo. Jean Chaboseau no recibió el soporte requerido y no fue confirmado en la Gran Maestría. La división amenazaba con destruir la Orden y Jean Chaboseau renunció a su propósito presentando su dimisión en 1947, abandonando la Orden después de provocar su disolución de acuerdo a los Estatutos vigentes. Algunos miembros del Consejo Supremo también renunciaron.

Como Augustin Chaboseau había sido también "Imperator" en la FUDOSI, donde representaba al Martinismo, su función se tornó vaga y fue reemplazada interinamente por un Imperator provisional hasta que la situación de la Orden Martinista Tradicional mejorase. Un comité interno, conocido como Consejo de Regencia, fue formado para tratar de mantener la Orden unida mientras se encontraba un Gran Maestro que pudiese obtener el apoyo necesario. A consecuencia de esto, la mayoría de las sociedades que pertenecían a la FUDOSI se sintieron disconformes con los métodos de propaganda y desvío doctrinario de una de las más importantes sociedades miembro.  Se convocó una reunión general y, como la sociedad miembro no tenía intención de cambiar sus prácticas, la FUDOSI se disolvió en 1951. Con la desaparición de la Regencia, la Orden Martinista Tradicional salió de escena, dejando la filial americana que se mantuvo activa adjunta a la organización rosicruciana que prosiguió con su método de propaganda y comercialización de sus enseñanzas por correspondencia. Pronto asumió algunos de estos métodos, como pago de tasas, envío de enseñanzas por correspondencia y autoiniciaciones en el hogar, quedando esta organización totalmente al margen de los patrones Martinistas reconocidos en todo el mundo.

En cuanto a la Orden Martinista & Sinárquica, sobre el 14 de marzo de 1953, Victor Blanchard, Soberano Gran Maestro Universal de la Orden, murió en París a la edad de 75 años. Bajo el nombre de Paul Yesir había dirigido también durante muchos años la "Iglesia Gnóstica Universal". Fue sucedido por Sâr Alkmaion (Dr. Edward Bertholet) de Suiza. Fue de él de quien  Sâr Gulión (Louis Bentin), Gran Maestro de la Gran Logia Británica de la Orden Martinista & Sinárquica, recibió su Carta de Nombramiento como Delegado Soberano General para Gran Bretaña y el Commonwealth.

Sâr Gulión murió el 30 de Junio de 2.003, habiendo elegido anteriormente como su sucesor a Sâr Patientius en los años 90, en una reunión realizada en el Colegio de Filósofos Desconocidos de la OM&S. Sâr Patientius también era miembro del Gran Priorato Martinista y ostentaba el más alto grado de la Tradición Elu Cohen, habiendo trabajado junto a Sâr Gulion desde los últimos años de la década de los 70 en mantener la tradición de la OM&S pura. Tras la muerte de Sâr Gulion, sus archivos fueron recogidos de su casa con el permiso de su hijo y quedaron bajo la custodia de Sâr Patientius.

La Orden Martinista & Sinárquica sigue preservando el primitivo sistema y Estatuto Martinista y se mantiene actualmente activa en Gran Bretaña, Francia, España, Suecia, Canadá, Estados Unidos y Brasil. Sus trabajos se desarrollan bajo una gran discreción.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal